Recordando la importancia de los adoquines, revista del Mercurio

Recordando la información de la importancia de los adoquines y la breve reseña histórica en la revista del Mercurio, edición 657 del sábado 07 de febrero del 2009.

Volvemos a insistir en ellos, para instalarlos en nuestro querido cerro.
Los adoquines son piedras que son talladas o esculpidas, más estéticas y más duraderas que el asfalto.”Aparecieron en Chile durante la década de 1870 cuando el Intendente Benjamín Vicuña Mackenna propuso, entre otras mejoras urbanas, el empedramiento de las calles de tierra. En los paseos públicos se usó macadán y en caminos apartados piedras de río, en las arterias de la ciudad se optó por el adoquín.
La primera cuadra fue la calle Estado la elegida para comenzar con la pavimentación. En ella, catorce mil adoquines, dos mil fueron regalados por la ciudad escocesa de Edimburgo y dos mil por la firma” Thomas La Chambre i cía. De Cherburgo, Francia”.

Fueron dispuestos por obreros de Conchalí. Los canteros de colina, un tradicional pueblo de adoquineros y verdaderos escultores en piedra que aún realizan su oficio. Fueron los encargados de dar forma a calles tan antiguas de Santiago como son la Alameda Bernardo O`higgins, Vivaceta, Avda Matta y Avda Pedro de Valdivia la que fue pavimentada entre 1901 y 1928.

¿Por qué el adoquín está desapareciendo si incluso en las más transitadas urbes europeas se conserva sin problema?

El Director del Serviu Metropolitano Sr. Andrés Silva, explica, en el artículo, que en Chile no existe la tecnología necesaria ni el presupuesto para costear la mano de obra que se requiere.
En el 70 u 80 % de los casos el adoquín se mantiene como soporte quedando como una potente base para el asfalto, revela Silva. De lo que se saca, la mayoría es usada en proyectos de paisajismo urbano, como se puede ver en el bandejón central de Avda Matta o en la subida vehicular del cerro Santa Lucía; pero al parecer nadie sabe lo que sucede con el resto de los adoquines que se extraen, esos que simplemente desaparecen. Algunos dicen que van a parar a manos de particulares y otros, que las propias Municipalidades se encargan de venderlos.

El señor Oscar Acuña (Secretario Ejecutivo del CMN) considera que mantener los adoquines se traduce en rescatar una parte de la historia que a veces pasa inadvertida, pero que es importante para nuestro País y que no puede quedar simplemente cubierto de asfalto.

El Arquitecto Sebastián Gray un convencido de que no hay ninguna razón para demoler los adoquines de Santiago. “El empedrado tiene un valor económico, paisajístico y cultural. Es un pavimento extraordinariamente noble y resistente; su colorido y brillo constituyen una singular atmósfera, su textura aminora naturalmente la velocidad de los conductores y es sencillo de mantener y de tratar contra el agua mediante un cepillado mecánico””

Esperemos que en el Cerro Concepción podamos ver las calles vestidas de tan armonioso y noble material.

Comentarios

Añadir nuevo comentario