“Aquí no hay fondo patrimonial que aguante”

Con permiso del periodidsta publicamos la entrevista en su totalidad:

“Aquí no hay fondo patrimonial que aguante”

ENTREVISTA

En su último día de trabajo como Coordinador Regional del Consejo de Monumentos Nacionales, Atilio Caorsi nos recibió en su oficina de Valparaíso. Atiborrada de cajas y papeles acumulados durante tres años de gestión, nos contó de su renuncia, de la situación crítica que vive Valparaíso y por qué la situación que mantiene la municipalidad porteña se hace insostenible.

¿Cuál fue el motivo de tu renuncia?
“Mi renuncia obedece a dos cosas; la primera es una opción de crecimiento profesional que veo que no es posible en la actual institucionalidad del patrimonio. La que tenemos especialmente en las regiones no está al nivel ni está acorde con las necesidades de las mismas regiones. Esto se agravó tras el terremoto donde se evidenció toda esta situación de centralidad y carencia de un

a institucionalidad que aúne los distintos esfuerzos que impulsan las municipalidades, los ministerios, los privados, en términos de patrimonio, es decir, tenemos el organigrama actual muy disperso y en las regiones se vuelve crítica la situación, especialmente en esta, que es la primera región del país en términos de patrimonio o de territorio protegido oficialmente por la ley de monumentos”.

¿Y la otra razón?
“Un poco por el caso de Valparaíso, donde definitivamente la ciudadanía no lee este reposicionamiento que hicimos como Consejo de Monumentos, que sí se lee en Los Andes o en otras plazas importantes de la región. Creo que no se ve reflejada porque las dos instituciones que fueron creadas con financiamiento para esto, que son el Programa de Recuperación Urbano de Valparaíso y la Oficina de Gestión Patrimonial del municipio, no han tenido una buena evaluación, no han tenido una buena gestión ni un resultado efectivo. Eso obviamente nos deja a todos los del rubro patrimonial del Estado bastante mal parados. Creo que el próximo año se va a agravar un tanto la evaluación y el manejo del patrimonio en Valparaíso, y yo preferiría estar como ciudadano denunciando y anunciando las cosas que se debieran mejorar, más que estar tratando de sostenerlas y justificarlas bajo el esquema tradicional que hemos visto en estas instituciones”.

Paulina Kaplan es la coordinadora de la Oficina de Gestión Patrimonial. ¿Qué problemas has tenido con ella?

“Más que un tema personal, es un tema entre instituciones. Hay una duplicidad de funciones respecto al operar del Consejo de Monumentos Nacionales, específicamente la Comisión Asesora versus la Oficina de Gestión Patrimonial que depende de la municipalidad. Esto se produce porque en la región no había una presencia fuerte del Consejo de Monumentos, lo que sí se ha ido reponiendo especialmente en los últimos tres años. Aunque del año ‘98 hay comisión, en los últimos 3 años ha tomado una relevancia mayor, lo cual implica una duplicidad de funciones, y la ley orgánica de municipalidades indica claramente que las municipalidades debieran evitar la duplicidad de funciones con otros organismos del Estado, especialmente cuando son superiores. En ese sentido hay una suerte de competencia y de embolinamiento de los procedimientos administrativos”.

¿Algún ejemplo de esta situación?
“Nosotros en estos esquemas de ausencia del Consejo de Monumentos sostuvimos ciertos convenios que ya fueron derogados, pero el municipio no ha traspasado al público la derogación de esos procedimientos y sigue asumiendo como tramitación propia el manejo del sitio, cuando sus competencias son bastante limitadas y acotadas de acuerdo a la ley. También más en específico con la Oficina de Gestión Patrimonial, creo que hay una duplicidad de funciones en lo que implica un aumento de todos los procedimientos administrativos y que cada persona se demora más en resolver sus casos. También se mantiene el endeudamiento crónico del municipio, se mantienen los problemas de aseo. Hay una ausencia de normativa, se ha dilatado el tema del Plan Director de Gestión Patrimonial de Valparaíso. Yo he participado en todas esas instancias, entonces creo que ha llegado la hora de informar y de transmitir que aquí no hay un manejo adecuado, no se han producido los resultados que se esperaban, la ciudadanía no ve el reflejo de lo que se anunció, salvó en el ámbito de turismo, por que el turismo sí ha aumentado”.

¿Se han dedicado más al lobby para lograr objetivos cortoplacistas?
“Yo creo que se han dedicado más al turismo, a los estudios, pero en este minuto ya tenemos que tomar decisiones respecto a esos estudios y esas decisiones se siguen dilatando”.

¿A qué se debe esta constante dilatación sobre estas decisiones?
“Puede ser falta de liderazgo o puede ser una situación sostenida del municipio, una actitud de endeudamiento crónico en que les sirve el esquema de seguir requiriendo ayuda del Estado. Cosas evidentes, por ejemplo, el endeudamiento crónico de la basura, uno de los grandes problemas de Valparaíso, se produce porque no se cobra el derecho de retiro. Mucha gente que debiera pagar porque no está bajo la ficha CAS 2 no paga y el municipio no lo cobra. De esa manera no hay fondo patrimonial que aguante ni solución que parezca definitiva, si el problema es que no se cobra. Eso sucede en muchos aspectos, en las contribuciones, en las patentes comerciales”.

¿Nos podrías dar una visión general de las cosas que están mal en Valparaíso, como por ejemplo los ascensores?
“Yo te diría que el caso de los ascensores es un síntoma más. La pérdida sostenida de población de Valparaíso, que todos los años decrece, el envejecimiento de la misma población, el deterioro de sus calles y su infraestructura como los ascensores, todo eso es síntoma de que algo no está funcionando. Evidentemente, lo que falta, más que recursos, es liderazgo, orden y continuidad en los proyectos. No estamos hablando ni siquiera de políticas patrimoniales o políticas públicas. Es inentendible que tras 6 años del crédito BID, no se haya llegado a una solución para los ascensores privados y no se haya arreglado, por ejemplo, la iglesia La Matriz. Es inverosímil. ¿Dónde están los proyectos? No los vemos, eso es gravísimo, porque se desprestigia la credibilidad en el aparato público, y evidentemente el aparato público liderado hasta la fecha por el municipio no ha sido capaz de liderar efectivamente, porque hay temas que son de resorte del gobierno regional o de implicancias de otros sectores del Estado en el cual el municipio tiene facultades limitadas”.

No hay que ser clarividente para ver que este municipio viene trabajando mal desde hace bastante tiempo, no importando quien sea el alcalde.
“Es algo bastante crónico, yo no sé cual es la solución”.

¿Entonces los alcaldes se conforman con la situación del municipio?
“Mira, yo no soy operador político y por eso me cuesta mucho entender. No entiendo como Aldo Cornejo después de haber hecho una pésima gestión en el Municipio de Valparaíso, no haya sido reelecto, y después salió diputado… Esas cosas yo no las entiendo, a lo mejor el Municipio de Valparaíso es una plataforma para colocar y hacer crecer personajes políticos, o sea es un municipio en que se sabe que la gestión es mala, que peor no se puede hacer, y más encima te tienes que dedicar a pedirle plata al Estado no más… y te sirve de resorte para subir un escaño político”.

¿Crees que el Estado tiene una deuda con Valparaíso en ciertos aspectos?
“Yo te diría que el Estado puede tener una deuda con los municipios en general, con sus formas de financiamiento, con la responsabilidad de haberle traspasado la educación y la salud, pero Valparaíso yo te diría que ha sido irresponsable en el manejo de sus propias tributaciones, en la forma que busca sus recursos. No puede ser que tenga que vender el Parque Quintil por una demanda. Viña por ejemplo, es mucho más astuto y si se ve sometido a esa impronta, lo que hace no es vender. Utiliza una figura financiera que se llama ‘lisback’, y que vende arrendando, o sea, se tiene claridad que no hay que desprenderse simplemente de los inmuebles. Aquí falta una reingeniería en burocracia dentro del municipio rotunda y contundente. Yo no entiendo y no sé lo que contemplará la ley para el caso del municipio, que está técnicamente quebrado, es decir, sus ingresos son menos que sus egresos. No sé cuál es la solución, pero claramente no es decir que está técnicamente quebrado y que el problema me lo dejó el alcalde anterior y esto es así. Porque si es así, en realidad este municipio lo deberíamos hacer desaparecer. Si hay una deuda permanente habría que fusionarlo con Viña mejor, haciendo el cálculo inverso que se está haciendo a Reñaca para querer independizarse, con un estudio sobre si sus patentes y tributaciones la pueden hacer sostenible. Si a Valparaíso le hacemos lo mismo y se diagnostica que es insostenible, a lo mejor hay que fusionarlo con otro municipio. No sé si eso tiene un grado de realidad contundente, pero seguir en el esquema de que el problema es anterior y lo vengo heredando y no tengo soluciones, solo podría darnos resultados inútiles, infértiles”.

Se nota una carencia a nivel de recurso humano…
“Lo que falta es liderazgo. No puede ser que el alcalde no se entienda con el Gobierno Regional, que no haya un vínculo, que todo el Programa de Recuperación Urbana de Valparaíso no haya tenido ninguna relación con el aparato gubernamental local, con la misma Subdere a nivel regional, y lo peor de todo, es que tenemos créditos BID en Chile cursados que si están funcionando. El Programa de Puesta de Valor Patrimonial ha sido un excelente ejemplo, lleva un año, y en un año tenemos cerca de 50 proyectos en Chile aprobados y por lo menos 20 el próximo año comienzan la ejecución”.

¿Entonces qué pasa en Valparaíso que parece que nada funciona?
“Aquí lo que no ha sucedido es que se ha sobreestimulado el turismo y la actividad cultural y el uso de las calles, pero las calles estaban sin basureros, con poca iluminación y con pocos residentes, es decir se estimuló con esa actividad, con la basura, los rayados, los daños y los desmanes que hemos visto, porque la ciudad no está equipada para sostener eso, que finalmente fue un error: hoy están estigmatizados los Carnavales Culturales porque no estaban preparados los espacios públicos. Entonces yo diría que fueron muy ambiciosos con este tema, con políticas demasiado inmediatas de obtención de recursos y resultados al día siguiente, al año siguiente, eso es populismo y vemos hoy en día que la infraestructura de la ciudad no ha mejorado, el Mercado Puerto sigue en el mismo estado, las calles las han reparado un poco, pero uno dice ¿y esa no es misión del Serviu? ¿O es del Fondo Patrimonial? Veamos las cosas que realmente tiene que ver con patrimonio y que no eran responsabilidad de otros ministerios, como por ejemplo la reparación de la Biblioteca Severín, que aunque sea muy ministerial, es la reparación de un edificio, y eso lo debería asumir el gobierno con la división de arquitectura con fondos normales. En este caso el gran error fue que se ocupó los fondos patrimoniales para solucionar los problemas históricos de Valparaíso, como la reparación de calles o el aseo, el asunto de los perros vagos, que se volvieron una plaga y eso es una responsabilidad del Ministerio de Salud. Entonces se ocupó el fondo patrimonial para cosas que no eran patrimoniales y creo que ese es uno de los grandes errores”.

Por Waldo Burgos
http://www.cavila.cl/2011/01/04/%E2%80%9Caqui-no-hay-fondo-patrimonial-q...

Añadir nuevo comentario