Baburizza: más carne a la parrilla

La siguiente es la versión que da la revista "El capital" acerca del Museo de Bellas Artes de la ciudad:

"La explicación que en su momento dio Eduardo Dockendorff, quien representaba al alcalde Cornejo en este tema, fue que la viabilidad económica del proyecto no les parecía real, pues partía sobre la base de 60 mil visitas anuales (sin embargo, la nueva propuesta entregada por la Corporación Amigos del Patrimonio Cultural establece un supuesto de casi 70 mil visitas al año). Del mismo modo, la municipalidad, tomando en cuenta que tanto el edificio como la colección eran de su propiedad, deseaba tener una injerencia mayor en la Fundación, tras la que veía una supuesta intención de “privatizar” el Baburizza.

“De un momento a otro, el alcalde Cornejo dejó de contestar mis llamadas y en las reuniones se le veía muy molesto y desconfiado”, recuerda Macarena Carroza, de CREA, que supervisó la restauración de las pinturas. “Y comenzaron a surgir rumores contra el trabajo que habíamos realizado. Cosas ridículas, como que habíamos falsificado cuadros para vender los originales en Europa. Pero todo nuestro proceso cumplió un riguroso protocolo”.

Esta opinión es refrendada por Carlos Lastarria. “Todas las críticas sobre la restauración son muy mal intencionadas. Yo soy la persona que mejor conoce la colección y nunca había visto un trabajo tan cuidadoso y exigente. Y le salió gratis a la municipalidad. Hubo una fiscalización sumamente profesional. Cada vez que las obras salían y volvían se hacía un informe que no conocía CREA y se entregaba al municipio. Nunca hubo objeciones de nadie”.

Por otro lado, antes de que el convenio con la Fundación Luksic y CREA fracasara, hubo problemas con el arquitecto Mario Pérez de Arce. “Su trabajo no nos dejó satisfechos y debimos despedirlo”, explica Bee. El proyecto arquitectónico del museo quedó a cargo de Cristián Undurraga, el mismo que trabajó en el Centro Cultural Moneda.

“Cornejo al principio estaba muy entusiasmado, incluso viajó a Italia a conocer cómo trabajaba la Compagnia Italiana de Conservazione”, cuenta Bee, quien afirma que la empresa gastó unos 80 millones de pesos en levantar la propuesta. “La verdad es que quedamos perplejos con el estilo del alcalde”.

La sorpresa no hizo sino crecer cuando se dio a conocer el nuevo proyecto que echaba por tierra al antiguo equipo. Elaborado en el marco del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso (PRDUV), contempla fondos estimados en 1.500 millones de pesos provenientes de un préstamo BID (25%) y recursos del fisco (75%), canalizados a través de la subsecretaría de Desarrollo Regional. Proyectado para culminar en 2011, tendría una apertura por etapas, la primera de ellas con tres salas: una con parte de la pinacoteca europea de Baburizza (8 cuadros); otra, dedicada a la temática de Valparaíso (9 pinturas), y la tercera, un taller de restauración.

María José Larrondo, arquitecta de la municipalidad de Valparaíso, explica que se han llevado cabo las siguientes consultorías: 1. Asesoría técnica, que aporta antecedentes y analiza los modelos óptimos de gestión, de 36 millones de pesos pagados a la Corporación de Amigos del Patrimonio Cultural; 2. Diseño Palacio Baburizza, que aborda detalles arquitectónicos, de ingeniería y museología, por 106 millones de pesos a Pérez de Arce y Arquitectos Asociados (el mismo que fue despedido por los italianos); 3. Informe diagnóstico de la colección, a cargo de Alejandro Rogazzy, a quien se le pagaron 11 millones de pesos.

“Llama la atención que se derroche tanto dinero, habiendo ya un proyecto anterior. He revisado algunas de las conclusiones de la asesoría técnica y son parecidas a las nuestras. Es como tirar la plata”, afirma Carroza.

En todo caso, hay una diferencia sustancial: la propuesta de la Corporación de Amigos del Patrimonio no es auto sustentable y establece un déficit de 220 millones al año. Más carne a la parrilla."

Comentarios

No he leído la revista todavía. la compraré hoy pero llama profundamente la atención que el proyecto tenga un tan parcelamiento de fondos con 75% de recursos del fisco. ¿no parece una burla? pero quién fiscaliza esto? de quién es la toma de decisión? Lo que yo aún no entiendo y espero que el reportaje de la revista me lo aclare, pero porqué se han gastado estos recursos si ya eso fue trabajado con anterioridad con fondos privados? Porqué hay un doble gasto? con dineros de todos los chilenos? Qué opina el actual alcalde de todo esto? Porque se contrató a un arquitecto que ya fue despedido para el mismo proyecto? Cómo puede ser tanta irregularidad junta?
Ayer visité con mis niños el Museo Baburizza fui con mi amiga Patricia que hará un reportaje, vimos con horror su estado y con vergüenza una explicación de unas chiquillas bien dijes pero sin mucho argumento. Se nos había convocado a la presentación del proyecto, pero ninguna autoridad presente, ni el arquitecto, nadie que se responsabilice del tongo. Nos regalaron globos, en un ambiente festivo. Que desolación.
Cómo puedo acceder a tener más información de este proyecto? me pueden ayudar a quién dirigirme?

El problema que no se cuenta con una buena información oficial accesible respecto a lo que pasa en el Palacio Baburizza. Habría que armase el cuadro uniendo diversas piezas del puzzle. De partida, habría que consultar en la Fundación Crea (Carroza). Macarena Carroza vive en Valparaíso. Por el lado de la Municipalidad, la Dirección de Cultura en particular Jacobo Ahumada puede dar cuenta de la situación actual y de la historia. En cuanto al quiebre entre la Muncipalidad y Carroza, habría que interrogar -además de los anteriores a: E.Dockendorf, Cecilia García-Huidobro, Carlos Lastarria.

Añadir nuevo comentario