Carnavales Culturales en el Cerro

Los tres días de los Carnavales, que todos los fines de año organizan la Municipalidad y el Ministerio de Cultura en las calles de Valparaíso, tuvo la novedad de incorporar en el ya saturado cerro Concepción una feria de comercio en el área de los 14 Asientos. La actividad estuvo por el vecino Rodrigo Silva y contó con el activo apoyo de locales comerciales como "Jaiba y Cordero" y un café de calle Abato. El evento se enmarcó en la línea "Iniciativas ciudadanas" de los Carnavales. Efectivamente en los folletos del evento figuraba esta "iniciativa ciudadana" en el cerro pero, se precisaba, en el Ex-Colegio Alemán de Valparaíso y no en la calle. No obstante, vayamos más allá de este equívoco; soslayemos también el hecho que se vendía cerveza en la calle y que Carabineros impidió la continuidad de la venta.

Reflexionemos más bien si tiene sentido que el Gobierno y la Municipalidad apoyen financieramente "iniciativas ciudadanas", realizadas en este caso puntual sin conocimiento de la Junta de Vecinos, en un lugar absolutamente fuera del circuito de las actividades carnavalescas. "Apropiación social de los espacios públicos patrimoniales", con esta expresión se defendió el negocio callejero por uno de los organizadores. "Si no nos dejan tranquilo, amenazó, tendremos que formar una Junta de Vecinos paralela". ¡Cuánta confusión existe en la ciudad desde que nos alucinamos con la declaratoria de la UNESCO! ¡Cuánto se hecha de menos una orientación, un gesto inteligente desde la autoridad!

Comentarios

Si se habla de apropiación social de los espacios públicos, se debe partir por informar y dialogar con los vecinos y la Junta de Vecinos existente. El espacio público es un espacio social no privado y el rol de la Junta de Vecinos es precisamente representar el interés colectivo.

Les enviamos estos fotografías que captan distintos momentos de la Feria "Iniciativas ciudadanas" incorporadas en el Programa de los Carnavales Culturales que contaron con un subsidio público. El proyecto fue desarrollado por algunos gestores culturales y comerciantes del cerro sin conocimiento de la Junta de Vecinos y con oposición de la agrupación de comercio establecido del cerro. Ocuparon una vía pública sin tener permiso para ello y vendieron por algunas horas cerveza en la calle hasta que Carabineros intervino. No interesa que a las espaldas nos encontremos con un Monumento Nacional y uno de los edificios más antiguos del lugar. El cerro tampoco formaba parte del circuito de los Carnavales. La pregunta de fondo que nos volvemos a hacer es ¿Qué sentido tiene subsidiar actividades comerciales de este tipo en un cerro ya demasiado explotado económicamente? ¿No sería mejor que los subsidios se ocuparan en apoyar otros sectores de la ciudad?

pablo andueza

Esta claro que esta actividad "cultural" con esos tremendos auspiciadores no tiene nada que ver con la cultura ,o quizas si con la cultura de la usura y lo que tiene en común con los carnavales es que se toma en la vía pública.
Fuera los prepotentes y usureros de los negocios ,me parece una barbaridad que esta gente que jamas ha vivido en el sector tenga la patudez de amenazar con crear una junta paralela.
Estamos muy mal encaminados con estas autoridades.......
Por un cerro tranquilo y familiar.

Añadir nuevo comentario