Cerro Concepción: potente señal de unidad entre organización de comercio y Junta de vecinos

Una importante señal de acercamiento ha existido en estos días entre el comercio y la Junta de Vecinos en torno al proyecto de repavimentación de las calles del cerro. En carta suscrita por los dirigentes de CECODEM, los vecinos Raúl Alcázar, Juan Alberto Carrasco y Patricia Nieto, a nombre del sector comercio del cerro Concepción, expresan sentirse parte de esta comunidad y poder entender la preocupación particular que éstos tienen al respecto de esta próxima intervención.

Sofía Vargas, que los vecinos hicieron suyo en la última asamblea, el sector Comercio lo entiende como una buena base para expresar sus puntos de vista. Respecto al tema de la recuperación de los adoquines originales planteada por la Junta de Vecinos, la agrupación del comercio concuerda en todos sus términos. Agrega el interés del comercio en que las especificaciones se cumplan “en cuanto a la piedra y a los adoquines existentes, estos se extraen y los que presenten un estado de conservación bueno se reutilizan, el resto se deberá retirar de la Obra donde el Mandante lo defina” y que para ello se tenga en consideración consultar a persona encargada por la directiva de la JJVV cuando por deterioro evidente sea necesario reemplazar.

La preocupación vecinal en lo concerniente la captación de las aguas lluvias en calle Concepción es asumida como propia por CECODEM y se hace necesario tener presente lo considerado por la profesional. La irregularidad de la superficie ha servido como espacios de decantación que al desaparecer, por una nueva superficie más pareja, podría incrementar la velocidad del torrente e ingresar a los domicilios de la curva. Igual apoyo despertó en los comerciantes la referencia a la geometría aplicada a la superficie del espacio Plaza 14 Asientos.

Existe entonces una opinión común en dos aspectos cruciales del proyecto: cuidado con
el adoquinado histórico y con la conducción de aguas lluvias. La agrupación del comercio, en cambio, no apoya la propuesta vecinal de reforzamiento de las aceras que en el proyecto tienen una proyección de 7 cm de espesor puesto que la Memoria de Intervención ha establecido el uso de adoquín piedra de 16 x14 x12 cm. Es evidente, dice el comercio, que una acera debe construirse ceñida al estándar internacional y el supuesto mal uso
de la acera por vehículos que se suban a ella debe ser asumido como desafío por la Dirección de Tránsito y por la misma JJVV para enfrentar la situación de saturación vehicular.

Tomando también alguna distancia de la Junta de Vecinos, en cuanto a la preocupación por tránsito de rodados (coches, bicicletas, autos) en vialidad, CECODEM opta por que se le pregunte al vecino residente y dueño del garaje a que se pronuncie a favor o en contra del paisaje patrimonial frente a su salida de garaje y se pronuncie si dicha deformación es necesaria.

Respecto de la señalética, la sugerencia de los vecinos se apoya 100% en el sentido de instalar un cartel en la esquina de Concepción con Papudo que indique que  la primera no tiene salida. Acuerdo total existe respecto a que la información que aclare la programación de las obras.

Más drástica fue en cambio la postura del comercio contra la pretensión de los vecinos de hacerse cargo de la selección de las empresas contratistas. CECODEM rechaza de plano esta idea toda vez que ni la JJVV ni
esta Agrupación cuenta con un departamento técnico especializado como tampoco se contempla legalmente en sus fines ni estatutos asumir este tipo de responsabilidades ni mucho menos asumir las garantías post obras.

Sin embargo, aboga porque exista una fiscalización correcta de las obras. Al respecto, se
está de acuerdo plenamente que representantes de vecinos residentes y comerciantes instalen su centro de operaciones y puedan compartir con nosotros y un representante de la JJVV el fiel cumplimiento de lo establecido en la Carta Gantt de cada etapa.

Añadir nuevo comentario