cables soterrados

sobre los adoquines y cables soterrados

Resulta que en la última reunión de la directiva de la Junta de Vecinos y el Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso (Ex Valpo-mío) todo salía "miel sobre hojuelas". El Municipio anunciaba que el proyecto de repavimentación del cerro Concepción incluiría la instalación de un poliducto para que las empresas de suministro de luz, teléfono, etc. pudieren soterrar el cableado, lo que era aplaudido por aclamación por los vecinos. Al final, sin embargo, vino el sorpresivo traspié.

Frente a los planos que se tenían a la vista, Sofía Vargas preguntaba por el estado de los adoquines de las calles del cerro Concepción. (Pablo Andueza estaba seguro que se estaba preguntando por los adoquines de la calle Almirante Montt y las piedras de subida Concepción y de Beethoven). No. Se hablaba de los adoquines que estarían en las calles del cerro debajo de la capa de pavimento actual. El jefe de proyecto mira al techo. Elena Robles, de PRDUV, exclama más o menos así: ¡Chis, este es un proyecto de repavimentación, no de excavación arqueológica! Loreto González se sumó de manera entusiasta a la perentoria demanda de Sofía: esos adoquines, que vinieron como lastre de Liverpool en el siglo XIX, son un patrimonio de la ciudad que debiera ponerse en valor. El rostro de frustración de Elena era elocuente.

Suscribirse a cables soterrados