Kaplán: la culpa la tienen los estudiantes

Notables, por decir lo menos, son las explicaciones que da la Directora de Gestión Patrimonial, Paulina Kaplán, a la mala opinión que se han formado los porteños y las porteñas de la gestión patrimonial de Valparaíso en los últimos años. De acuerdo a una encuesta aplicada por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, para un 68% de los encuestados la ciudad no ha estado a la altura de la nominación de la UNESCO. 
Sostiene Paulina Kaplán que la baja en la percepción ciudadana se debería a factores coyunturales. Los estudiantes maltrataron los monumentos y hasta usaron el arco británico como caballo en su demanda por educación gratuita. "Cabros de m..." le faltó decir.
Pensamos que, seguramente, Jaeger pensará que los estudiantes son también culpables de que el 48% de los porteños y porteñas crea que un mall en el borde mar no honra la condición patrimonial de la ciudad - Pero, si los pendejos andaban gritando a destajo por el fin del lucro. La gente, como es inocente, asocia el tema rápidamente a los malls y pide fin a los malls cuando en realidad lo que se pide es sólo el fin al lucro.  
  

http://edicionimpresa.soychile.cl/valparaiso/?fp=20111030&pag=02

http://edicionimpresa.soychile.cl/valparaiso/?fp=20111030&pag=03

Comentarios

Es curioso ver como hasta las encuentas, hoy en día, pueden ser usadas como arma de desestabilización social, cuya mal intención luce evidente ante su formato y el publico receptor de las preguntas.

A los que estadístecos de la Católica que quieren lucir como investigadores serios, les recuerdo que una cosa es ser porteños y porteñas y otra muy distinta, historiador e ingeniero civil con un doctorado en obras civiles. Si antes de preparar dicha encuesta me demuestran que quienes la contestaron fueron exclusivamente estos últimos y masivamente, acepto la aseveración. Pero, si quien responde no tiene idea sobre lo que significa ser Patrimonio Cultural de la Humanidad, no tiene idea sobre la historia patrimonial de la ciudad que es algo muy distinto a la historia de Valparaíso. O si quien responde no tiene idea de como se puede levantar económicamente a Valparaíso, acorde a su realidad topográfica y la miseria de nuestro presupuesto, es mejor que calle, se guarde todos los títulos irrelevantes si los tiene, sea humilde y reconozca el viejo dicho PASTELERO A SUS PASTELES, porque hablar imbecilidades es muy fácil. Tan fácil como desarrollar encuestas de corte social sobre un tema de plena ingeniería.

¿De que sirve una opinión social donde lo que se precisa es una opinión técnica? ¿Por qué mierda se busca incitar a la sedición social con prejuicios o es que los malintencionados tienen una varita mágica para hacer aparecer un puerto del siglo 21 donde la topografía lo imposibilita por sus costos?. ¿Hasta cuando vamos a seguir en la ignorancia y la coordinada maldad a crear rumor por viles intereses creados?.

La estúpida encuesta de la Católica, da verguenza porque lo que hicieron es lo mismo que encuestar a todos los escolares de básica sobre de que estiman como más rico: El caldilo de merluza o papitas fritas con pollo asado.

Hoy en día, se ha incentivado el ODIO a todo lo que tenga relación con el Capital y la Inversión, tratando de crear una falsa bandera de lucha. He escuchado decir que "nosotros no somos Viña". Y pregunto ¿porque no podríamos tener un borde costero similar al que ostenta Viña y que le produce más plata que lo que recolectamos de nuestro puerto museo? ¿De dónde pienzan estos estadísiticos que vamos a producir la plata para poder crecer como una ciudad? Si fuera Farcas juro que mandaría a todos los artífices de la mentira y el rumor a San Salvador de Bahía para que vean como conviven con alegría el Patrimonio y la modernidad.

El día que Valparaíso sea DESTINO TURISTICO DE CLASE MUNDIAL, será el día en que se descubrirá la necesidad de cuidar lo que nos llene de orgullo por tener una ciudad más limpia, bella, florida y con un centro histórico protegido donde el olor a orín y a borracho será parte de la historia vergonzosa que hoy tantos intelectuales del odio y el resentimiento tratan de mantener. SER PUERTO HISTORICO NO TIENE PORQUE SER EL MAL RECUERDO DE UNA RATONERA LLENA DE TERMITAS. Y esto último va para todos aquellos que han criticado la reconversión de una inmundicia en un palacio de cultura y academia. Y esta reconversión se hizo gracias a la INVERSION y el CAPITAL de quienes todavía apuestan a que Valparaíso puede ser una ciudad mejor.

Recomiendo a nuestras autoridades no dar importancia a encuestas cuyo valor real es el de un cuchuflí bañado en chocolate barato.

¿Y si la UNESCO nos dice que este Mall atenta contra la denominación Patrimonio de la Humanidad?

Ud. tampoco se preocupa de averiguar está opinión de los expertos internacionales que toca un tema sensible. Debo recordarle en el mismo documento de la declaratoria de 2003, la primera fase que le sigue en el texto original de la declaratoria, es la siguiente:
"Alienta al Estado Parte que prosiga sus esfuerzos para inventariar y proteger las infraestructuras relacionadas con las funciones históricas de la zona del puerto y de los sistemas de transporte".

Con otras palabras lo que exige la UENSCO es que el Estado Parte elabore un plan de gestión y conservación patrimonial para toda la infraestructura ferroviaria y portuaria en el borde costero. Esto se entiende sobre los elementos de valor patrimonial en la zona portuaria que se extiende desde el Fuerte y el Molo de Abrigo hacia la Tornamesa, aunque estas zonas no forman parte de la misma zona inscrita, pero una zona que tiene influencia.

Cabe recordar las evaluaciones de otras ciudades patrimoniales, donde la UNESCO estableció claramente, que aunque hay una zona protegida con su respectiva zona de amortiguación, no significa que el resto de la ciudad se puede hacer cualquier cosa que atenta contra la cualidad protegida. Y debo recordarle que es una zona donde hubo varias demoliciones, desde la caseta de EFE, las maestranzas de la Estación Francia y ahora con el mall la denominada “reestrucutración” de las Bodegas Simón Bolívar. Hay una serie de antecedentes negativas respecto a la preservación del patrimonio.

¿Que impacto para la ciudad y el turismo sería el caso si este Mall es la gotita que finalmente nos lleva a ser listado como bienes en peligro de extinción inmediatamente en la primera evaluación?

Mejor consultar esto antes con la UNESCO, pedir un mediador que debe entregar un pronunciamiento neutral que seguir dándole palos de ciego ¿o no?

Aqui el texto original:
“Decision Text - The World Heritage Committee,

1. Inscribes the Historic Quarter of the Seaport City of Valparaíso, Chile, on the World Heritage List on the basis of cultural criterion (iii):

Criterion (iii): Valparaíso is an exceptional testimony to the early phase of globalisation in the late 19th century, when it became the leading merchant port on the sea routes of the Pacific coast of South America.

2. Encourages the State Party to continue its efforts to inventory and protect the infrastructure related to the historic functions of the harbour area and transport systems;

3. Further encourages the State Party to develop conservation management plans in the entire maritime port area;

4. Requests the State Party to clarify with more precision the norms and guidelines in areas that are adjacent to the protected zones, e.g. Plaza de Intendencia, Cementerio, and Plaza de San Francisco.”

Historic Quarter of the Seaport City of Valparaíso
http://whc.unesco.org/en/list/959

Hay que analizar con más profundidad los resultados de la encuesta y compararlos con otros estudios imparciales (no interesados como el de Mall Plaza). Lo que, a todas luces, resulta impresentable es que la señora Paulina Kaplan deslinde sus responsabilidades y las del municipio por la pésima gestión patrimonial que se ha hecho con la ciudad. Resulta por lo menos curioso que todos los proyectos que nombra la funcionaria pública no son de responsabilidad municipal: el Edificio Luis Cousiño (fue desarrollado con muchas dificultades por el DUOC, la actuación municipal fue sólo quedarse con la plata de la venta de un edificio que compró el programa BID), la Estación Puerto (es un proyecto impulsado por Merval y desarrollado por un consorcio privado), la pintura de fachadas es financiada con recursos del Gobierno Central y del BID junto con la recuperación de calles que desarrolla el SERVIU. O sea, la funcionaria se viste con ropajes ajenos (hace propios méritos de gestión de otros) y no hace ningún mea culpa serio. Un pésimo chiste de este circo en que se ha transformado la gestión patrimonial de la ciudad.

Añadir nuevo comentario