Los Eugenios andan perdidos

Hoy domingo 29 de marzo en El Mercurio de Valparaíso se hace un recuento de la opinión de los concejales en relación con el ascensor Esmeralda. La polémica se había generado porque hace un par de días Paulina Kaplán y Jorge Castro habían anunciado un proyecto de reconstrucción del destruido ascensor Esmeralda sería enviado la próxima semana al Consejo de Monumento Nacionales. Siguiendo la política antidemocrática del Alcalde Cornejo, no se dio a conocer el proyecto a los vecinos ni se discutió siquiera su propuesta de plaza en el lugar que por años viene tramitando kafkianamente en sede municipal. El presidente de la Junta de Vecinos del cerro Concepción representó la indignación de los vecinos y Kuka Quezada -de la unidad vecinal de Cerro Alegre- criticó que se reconstruya un ascensor en circunstancias que los restantes ascensores están en ruina.

Apoyando decididamente a los vecinos afectados la concejal Marina Huerta se pregunta que cómo es ésto que hace dos semanas el Concejo Municipal había acordado trabajar mancomunadamente con los vecinos para hacer la plaza y a reglón seguido aparecía este proyecto inconsulto. Alberto Neumann, por su parte, representa algo muy sentido por quienes vivimos en los cerros Alegre y Concepción: que la la sobrecarga del cerro no da para más. Métanle negocios, métanle autos, métanle carteles. ¿Hasta cuándo? Jaime Barrientos hace ver públicamente que cualquier proyecto en el lugar debe ser conversado con los vecinos. Los vecinos debemos estar orgullosos que nuestros problemas se estén ventilando en forma pública y que hayan autoridades con quienes se pueda uno sentir representado.

Los concejales Eugenio González y Eugenio Trincado van en los temas del cerro por carril aparte. No son tan sólo los únicos concejales que con pasión defienden el Mall en los terrenos portuarios. Ahora son entusiastas defensores de la explotación de cerro con negocios. El argumento que esgrimen para ambos casos es el progreso que traen los negocios. Señores Eugenio, ubíquense un poquito. La ciudad patrimonial tiene que explicar a la UNESCO el año próximo lo que ha hecho por resguardar el patrimonio de la ciudad. Vayan preparando sus defensas señores. Los vecinos, por nuestra parte, estaremos preparando las nuestras.

Añadir nuevo comentario