Los palos de Piqué

En este segundo fin de semana de mayo de 2009 se observa una inusitada fuerza del Secretario Regional del Trabajo Edgardo Piqué al punto de estar dejando entrever posturas matizadas en la esfera gubernamental sobre los problemas que atraviesa Valparaíso. Una primera audacia fue decir algo que todos sabemos pero que acostumbramos dejar arrinconado en el baúl: la población de Valparaíso gana mensualmente, en promedio, montos cercanos al sueldo mínimo. Esto es un dato de la causa para entender la cuidad y sus problemas. No existe en resumen la élite económica que añoró tanto Plan Valparaíso. Los megaproyectos inmobiliarios y comerciales que giran en torno al consumo aquí no están bien ubicados. A lo mejor en Antofagasta... En Valparaíso las actividades económicas que generan más empleo son, en orden descendiente: la actividad portuaria, las universidades, el comercio.  Ojo, piojo.

En otra línea de reflexiones, Edgardo Piqué si bien no se tira en contra el proyecto Puerto Barón insinúa algunas críticas. Tiene miedo, dice, que la mano de obra que se instale en el famoso Mall Puerto Barón logre efectivamente contratar mano de obra local. Lo duda porque los inversionistas son de Santiago. Cuidado señores de la Unión Comunal: ¿Cómo van a ser cumplir los compromisos que Mall Puerto Barón adquirió con ustedes.  El Secretario Regional recalca que el comercio barrial está desapareciendo porque no puede competir con las grandes cadenas.

La reflexión que cae de cajón es la siguiente. Si el mall afecta la primera y tercera principal actividad económica de la ciudad. Si aumenta la concentración del comercio lo que está matando al comercio barrial. Si el SEREMI tiene los antecedentes que está dejando deslizar soterradamente. ¿Por qué no emplazar a las autoridades respecto a los impactos en el empleo comunal del proyecto Puerto Barón?

Añadir nuevo comentario