Niemeyer se las trae

Algunos pensaban que la osadía de Niemeyer al proponer el proyecto de elefante
blanco en el Cerro Cárcel fuera de normas urbanísticas y patrimoniales se debía
a la ignorancia en que lo mantenían las autoridades locales. Leyendo el
cotidiano La Folha de S. Paulo del día 5 de febrero uno puede legítimamente
conjeturar que el afamado arquitecto estaba en perfecto conocimiento de lo que
estaba haciendo en Valparaíso pues lo mismo estaba haciendo en su querida
Brasilia.

El grupo Niemeyer propuso, en Enero, esta vez con el arquitecto personalmente,
una enorme plaza en la zona de las Esplanadas de los Ministerios, donde de
acuerdo a la normativa local de Brasilia está prohibido construir. La propuesta
mereció la calificación de ilegal por el Instituto de Protección Ambiental y
Cultural del Brasil.

"Niemeyer decide abandonar, temporalmente, proyecto de construir una plaza en
D.F.", titula el diario paulista el acontecimiento tan parecido con lo
acontecido en la Ex Cárcel en Valparaíso. En ambos casos la bondad de los
proyectos, en realidad el consenso que logran en esferas oficiales tras una
política comunicacional agresiva, justifica el cambio de normativa. Ella pasa a
ser una normativa "ad hoc", de acuerdo a nuestro vocabulario.

Añadir nuevo comentario