Se vienen más movilizaciones en el cerro

La directiva de la Junta de Vecinos del Cerro Concepción está cada vez más convencida que las buenas razones no son suficientes para hacer comprender a las autoridades que el trato a nuestra gente y al barrio no puede continuar tal como está. No puede ser que al inicio del siglo XXI se explote una zona de la ciudad in misericorde, es decir sin proteger la armonía de los vecinos y equilibrar los intereses legítimos en juego mediante una planificación racional. Una cara del "capitalismo salvaje" del que somos víctimas como ciudadanos de los barrios llamados patrimoniales, que en pocas palabras consiste en aprovechamiento del cerro ilimitadamente por intereses económicos inmediatos, corresponde a la indiferencia que, por años, han asumido las autoridades a nuestros mínimos y justos requerimientos:

1. Derecho a la transparencia y publicidad: los vecinos hemos exigido conocer proyectos que se realizan en el cerro y la Dirección de Obras se niega a exhibirlos invocando el supuesto derecho a propiedad intelectual sobre los proyectos. Así no hemos podido conocer adecuadamente el proyecto de Hotel del Vino de calle Papudo, el Hotel Cerro Concepción de calle Templeman, etc. Se han negado a mostrarnos los avances del plan director de la ciudad y el último estudio de capacidad de carga del cerro Concepción y Alegre. ¿Por qué no se nos responde la petición de los vecinos para obtener el comodato del terreno previsto para una plaza en el Paseo Atkinson?

2. Derecho a un medio ambiente libre de contaminación: las autoridades se niegan a regular la actividad comercial del cerro con lo cual se ha perdido el necesario equilibrio entre calidad de vida de los residentes y la actividad económica. No hay solución al tema del parking automotriz, al ingreso de vehículos pesados y camiones, a las ferias callejeras, las filmaciones de películos y spots comerciales, etc.

3. El resguardo del patrimonio cultural: la pérdida y éxodo de las poblaciones locales, aburridas por la pobre planificación y la especulación inmobiliaria, deteriora la autenticidad de nuestros cerros; la sobrecarga de actividades comerciales y proyectos reñidos con las normas técnicas deteriora y, en algunos casos, destruye los inmuebles de valor histórico, como sucedió con Papudo 557. La ausencia de control sobre la publicidad, señalética, ornamentos, etc. perjudica el paisaje de una zona típica o pintoresca.

4. El derecho a la seguridad de nuestro cerro se ve gravemente afectado por el aumentos vertiginoso de la delincuencia en esta zona cada vez más despoblada así como por la saturación del parking automotriz que en ciertos momentos de la semana impide la circulación de ambulancias y carros de bomberos.      

En suma, las autoridades o no comprenden o no quieren comprender el abandono de que somos objeto los ciudadanos del cerro. Hay que prepararse, cree la directiva de la Junta de Vecinos, para hacerse escuchar por los únicos medios que parecen importar a algunos: la acción organizada y las movilizaciones.  

Comentarios

Apoyo total al articulo, si bien no vivo en ambos cerros, creo que no basta solo con dar permiso para negocios y ganar plata gracias a los impuestos, hay que cuidar los cerros para las generaciones futuras y las actuales. No seria inteligente explotar ambas geografias hasta que sea mueran por un agotamiento irracional.

En otros paises, tambien se explota la geografia, pero con inteligencia, para que el negocio dure en el tiempo, y quienes viven en las zonas explotadas, se sientan favorecidos y parte del sistema, pero en Chile, solo interesa, darle y darle, hasta que pase la moda y luego venga otro sitio y se haga lo mismo. Asi no se crece, y menos se cuida el mañana

La armonía de los barrios insertos en las ciudades depende de la coordinación de todos los que los habitan. Es importante reconocer y aceptar su historia, sus costumbres, su arquitectura y por qué no decir, sus relaciones humanas.
Valparaíso con su gente se identifica y desea siempre mejorar su calidad de vida. Es la única ciudad que es un verdadero anfiteatro. Por sus características fué nombrada Patrimonio de la Humanidad. CUIDEMOSLA.

Necesitamos que las Autoridades cumplan con un Plan Director, que proteja a la ciudad y evite su deterioro cada vez más.

Informamos que muy pronto:
Nuestro Cerro se manifestará en defensa de sus necesidades.

AUTORIDADES necesitamos:

1.-Un Plan Director de la Ciudad, con especificaciones precisas para el área Histórica de Valparaíso.
2.-Que se respete la Junta de Vecinos. Que nos escuchen y respondan a nuestras necesidades. Que contesten a nuestras peticiones en el debido plazo legal.
3.-Regular la actividad comercial del Cerro (Concepcion y Alegre)
4.-Permiso: Comodato del terreno colindante al Paseo Atkinson. Sólo el permiso, las otras gestiones ya están solucionadas.
5.-Solucionar el Parking automotriz del Cerro
6.-Resguardar la Seguridad en nuestro Cerro. Esto significa incendios, accidentes y robos.

Añadir nuevo comentario