Tresserras propone convertir el cerro en distrito cultural

Los organizadores del seminario sobre sustentabilidad del turismo cultural y la vida de los barrios estaban felices pues los resultados positivos podían apreciarse a simple vista. La concurrencia esperada era de 70 personas y las superamos en diez o veinte personas. Los micrófonos, las inscripciones, el proyector, el computador, etc. funciononaron como si estuviéramos entre alemanes...bueno, estábamos más que mal reunidos en la Iglesia Luterana, con el pastor apoyando el evento. El público era muy variado y representativo, aun cuando se echó de menos más propietarios de establecimientos comerciales. Hubo al final un cocktel que ofreció Valparaíso Unido, con empanadas y vino tinto.

 
A fin de evitar que el expositor hablara demasiado en el aire, todo empezó, puntualmente, con la presentación de la problemática de los ascensores y funiculares de Valparaíso a cargo de la presidenta de la Junta de Vecinos del cerro Bellavista, Adriana Cuadra, quien expuso un tema que ha terminado siendo central en la ciudad y referencia obligada entre quienes se interesan por la sustentabilidad de la ciudad y de los emprendimientos. Demostrando una buena dosis de gallardía, emplazó directamente a la representante del Alcalde P. Kaplán por si la Municipalidad iba a hacer algo en este tema. Correspondió, enseguida, el turno a Juana Navarrete, del Hotel Altitud 33, quien presentó la experiencia exitosa de restauración y rehabilitación de dicho establecimiento comercial, dos experiencias de reciclaje en los cerros El Arrayán y Alegre, así como las aspiraciones de entendimiento con los vecinos y autoridades que busca la Asociación de Comerciantes del cerro en la cual ella es vice-presidente. Antes de dar la palabra al invitado internacional, Pablo Andueza -presidente de la Junta de Vecinos del cerro anfitrión- pidió al profesor Catalán que explicara cómo en otros países ha podido sortearse el tema del equilibrio entre sector comercio y residencial, que aparece como un gran desafío local.     

  
Tresserras, dotado de carisma y simpatía personal, hizo una amena exposición acerca de la experiencia concreta de ordenamiento la parte histórica de la capital catalana y a partir de allí enunciar algunos principios ordenadores del tema. No hay duda que las ciudades patrimoniales deben absolutamente planificarse muy bien a fin de evitar los males que puede trae aparejado un turismo no sustentable. En este sentido lanzó la idea que el cerro Concepción pueda ser convertido en un distrito cultural, es decir entrar en una categoría de organización jurídica (inaplicable todavía a nuestro país) que se caracteriza por la renovación de una zona de la ciudad, que combine emprendimiento y valores tradicionales, dentro de un marco regulatorio a cargo del sector público. Poble Nou (Barcelona), San Telmo (Buenos Aires), Barranco (Lima), Temple Bar (Dublín), Soho (NY) serían referencia de lo mismo. No pudimos dejar de recordar la ex cárcel de Valparaíso donde este concepto podrían aplicar aun más directamente.    

Comentarios

Añadir nuevo comentario